¿Tienes un diente muy dañado y has asumido que, tarde o temprano, acabarás perdiéndolo? Quizás es debido a que no conoces todas las opciones posibles para su tratamiento. En todo caso, en nuestra clínica dental en Santiago Centro recurriremos a todas las instancias para salvar tus piezas originales. Eso incluye la Endodoncia, un procedimiento por el que se retira la pulpa infectada, manteniendo la funcionalidad y la estética del diente.

Pero ¿cómo puedes saber si necesitas someterte a este proceso? Desde Clínica Beladent te desvelamos en qué situaciones se acostumbra a precisar de este procedimiento, también conocido como tratamiento de conductos.

¿Por qué me tienen que practicar una Endodoncia?

Requerirás una Endodoncia si el interior de tu pieza dental se encuentra infectada. Si percibes que tu diente modifica su color, acumula pus o experimenta hipersensibilidad al frío o al calor, debes acudir de forma inmediata a tu dentista. Esta lesión en el nervio, por otra parte, se produce por los siguientes motivos:

Infección

Se origina cuando una caries no tratada se desarrolla y traspasa la dentina. En ese momento, se produce el daño de una parte o la totalidad de la pulpa dental. Este tejido blando contenido en el interior del diente abarca desde la corona hasta la raíz.

Traumatismo

Las caídas o los golpes no solo pueden llegar a fracturar una pieza dental. A menudo, impactan en este tejido rico en vasos sanguíneos y nervios. Según el grado de contusión, se podría dar el caso de una necrosis pulpar. Es decir, la muerte del nervio tras sufrir inflamación aguda.

Desgaste

La erosión y la abrasión provocadas por el roce entre dientes también pueden perjudicar los conductos radiculares y generar pulpitis. No es la causa habitual, pero figura entre las situaciones que requieren de un tratamiento de conductos.

Cómo se lleva a cabo una Endodoncia

Esta intervención, prácticamente indolora, contempla estos pasos:

  1. Anestesia de la zona y retirada de la pulpa.
  2. Limpieza del conducto que la infección ha destruido.
  3. Obturación con material biocompatible.
  4. Sellado, fase imprescindible para que el tratamiento funcione.

Los avances tecnológicos permiten que la Implantología Oral resulte, en la mayoría de los casos, exitosa. Aun así, no existe mejor alternativa que conservar tu dentición natural, ¿verdad? En nuestra clínica dental ubicada en el centro de Santiago te ayudaremos a mantener, en todos los casos que sea posible, tu dentición natural. Pídenos cita para salvar tu pieza y lucir la mejor de tus sonrisas.

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *